EL DEDO DE DIOS

Los gatos negros tienen mala fama desde la antigüedad, se asociaban con brujas y maleficios y muchos terminaban en la hoguera al igual que sus dueños.

Sin embargo, cuando el gato negro tenía unos pelos blancos en el pecho o en el vientre, se decía que tenía el dedo de Dios, ya eran buenos gatos y se salvaban de la quema.

Así es mi Mori, una gatita negra con pelitos blancos en el pecho y en el vientre. No se si tendrá algo que ver, pero desde luego es una gatita mansa, buena y cariñosa que nunca te echa las uñas ni te hace un rasguño.

Debe de ser EL DEDO DE DIOS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *