La madera, un ser vivo

Cuando diseñamos nuestra casa lo que teníamos muy claro era que debía ser lo más ecológica posible. Decidimos hacerla con muros de carga y vigas de madera que sostienen toda la estructura, como antiguamente.

Así que todos nuestros techos están realizados con rollizos (troncos de árbol) y tablas de madera y los suelos de tarima de madera maciza. Esto le confiere una atmósfera y un olor muy especial a la casa. Notas su presencia, su movimiento y su calidez y te hace sentir muy bien con ella. Vivir en una casa donde hay madera es otra cosa,  aunque también tiene algunos inconvenientes precisamente por estar viva, sin embargo, todos los pasas por alto por el gran beneficio que te regala continuamente. Miras hacia arriba y te envuelve su hermosura. Andas por ella y sientes su calidez.          ¡¡¡Es maravillosa!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *